sábado, mayo 12

Bien está

Bien está
la Muerte
en su silla.
Pero qué
decepción;
de tranquila
mirada, febril
atajada.
Luego de la vida,
la fría alegría.
Hay quien
la apresura,
a la silenciosa.
Hay quien
la aprecia.
Cómo será,
no un esqueleto:
de qué color,
qué abismo.
Me ha rozado
al pasar,
me ha sonreído
con simpatía.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario