miércoles, mayo 24

Ahora comprendo a Judas

Si Dios me ama no es correspondido.
Solo quiero una relación de interés:
que me dé buena conciencia, tranquilidad
y me deje ver en paz mis series de Netflix.
Por otro lado, me cagan sus favoritos:
siempre esgrime una buena razón
para tenerlos olisqueando sus faldones.
Debo ser un tipo débil de carácter,
pero a mí no me engaña. Dios no comprende,
no sabe a ciencia cierta cómo somos los humanos
porque Él fue un humano de excepción.
Solo se lamentaba de nuestra falta de amor.
Y no se da cuenta de que es el motivo de mi odio.
Un Dios para el que no corre el tiempo, un Dios
cuyo amor está tan lejos como un ovni
en un bosque nublado.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario