domingo, septiembre 20

Instrucciones para pasar el tiempo


El exoesqueleto encorvado, los pies deformes
como ollas golpeadas, ¿dónde está tu sentido
del humor vítreo, del sinsabor, sin sentido?
Dale a tus neuronas el aliciente de morir
más horas que las acostumbradas: ellas
lo agradecerán despilfarrando memoria,
archivando ojos, muertes, vencimientos,
auroras despostilladas, rayos de luz
sin cabida en algún otro poema. Y despierta
a la noche que precede, a la antesala,
al ya merito, al pulso tierno de los primeros
alumbramientos, las ideas recién nacidas,
los altibajos de la sangre domesticados,
el ritmo previo a la historia contada en 24 hrs.
Despabílate, encuentra esa ponzoña
alrededor de tus latidos, deshazla
con felicidades reconocibles. Abandona
el sabor agrio de la lengua, la garganta reseca
y el rumor en tus tímpanos como termitas
buscando la salida. Abre las cortinas, mira.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario