lunes, agosto 24

Mi colonia Prados de Guadalupe


Durante los noventa que comenzaba a escribir
decían en los talleres que los llamados poetas
se hallaban en Santa Tere, un barrio lindo, antiguo,
como para andar en bici por sus zonas iluminadas.
Yo nací en Chapalita y mis padres compraron
un terreno en lo que fueran los márgenes
al poniente de la ciudad, construyeron su casa
entre los baldíos y calles sin historia donde crecí,
jugué a los policías y ladrones, encantados,
erré frente a porterías de ladrillos
y ni siquiera pensé en preguntarme,
en esas tardes de Sandokan,
cuál sería la diferencia: igual mis paisajes
no son los de esos niños zombies
que tal vez miran la televisión
y se matan hasta el cansancio en el X-Box.
Las casas parecen tapiadas con bardas
que impiden saludar a los vecinos.
Y entonces no extraño el Santa Tere que ignoro
sino mi colonia Prados de Guadalupe
cuando estaba viva.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario