sábado, agosto 29

El arquitecto

No sé qué decir de Noé, no así a quemarropa:
es un hombre común y a la vez fuera
de lo que uno ve todos los días.
Nadie sabe realmente qué piensa,
hacia dónde, qué está construyendo
sin tener que mencionarlo.
Está allí cuando es necesario,
lo que es ya un decir.
Una presencia sin la cual
muchas de las cosas que han sucedido
no habrían tomado su lugar en el mundo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario