sábado, diciembre 13

La visita



En el patio, no alcanzamos a ver un colibrí.
Al asomarse a la ventana mis sobrinas,
ninguna lo detectó. Fue mi padre quien lo dijo.
El colibrí emitió un chirrido que no escuchamos.
Divagó en el limonero,
hizo su aparición invisible
y se fue como llegó.
Las niñas jugaban con su colección de ponys,
mis padres miraban una serie de Kublai Khan,
yo las invitaba a subir a la azotea a contemplar
el cielo espeso, sentados en el piso rojo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario