jueves, diciembre 25

Algo sutil



Mi padre tose en la habitación vecina.
Se escucha el teclado de su computadora,
la interfaz entre los objetos del mundo
y nuestras vidas ineludibles.
La sílaba adquiere en la página brillante
otra materialidad, y el ritmo
sobre las teclas de plástico –no
en las de hierro como aprendí,
integra un ruido suave, un caos sutil
mientras cada uno escribe,
aprende a abandonarse.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario