martes, agosto 26

Más que estrellas


Por tu causa
lloré hasta
la hemorragia.
Usurpabas mi mente
cuando corrí hacia ti
con huesos rotos.
Aunque estaba
tocado por la locura,
he aprendido a vivir
vulnerable.
Indiferente, lamí el viento
en mi garganta.
Un poco más y me divido en dos
por completo:
la rabia vació mi escroto
y me hundí.
Algo señalaste desde el auto
y la pantalla se iluminó
con botones
que eran más que estrellas.
Un huevo escapó.
Todo pudo haber sucedido
pero yo estaba alerta. 
Abracé a un gato
y lo salpiqué.
Cómo disfruté palpar
el viejo teclado
húmedo de sueño.
Nadie preguntó mi nombre
y callé, equilibrado
sobre una moneda
de diez centavos.
Los pude haber engañado
a todos
al retroceder
sobre mis pasos.
El tiempo se acerca
y caigo con él.
Nadie con vida escapará.

Jerome Rothenberg
Versión mía

No hay comentarios.:

Publicar un comentario