jueves, febrero 13

Era de esperarse


en la espuma de estos días,
la extendida a lo largo y ancho
de la friolera donde guardamos el pan ácimo,
allí donde la polvareda, la realidad momentánea,
donde se enderezan cabos sueltos, se restablecen
árboles genealógicos y se cortan las ramas agujereadas
por ideas que hacen su nido con la obsesión
de pájaros carpinteros.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario