miércoles, diciembre 18

Sexo sin amor



¿Cómo lo hacen, aquellos que hacen el amor
sin amor? Hermosos como bailarines,
deslizándose uno en otro como patinadores
sobre hielo, los dedos engarzados
al cuerpo del otro, los rostros
rojos como bistecs, como vino, mojados
como niños recién nacidos que sus madres biológicas
van a regalar. ¿Cómo es que si ellos
vienen   vienen   a Dios,   vienen
a las aguas tranquilas, no aman
a quien los trajo consigo, luz
que asciende lenta como vapor a su propia
piel? Estos son los verdaderos religiosos,
los puristas, los profesionales, aquellos que no
aceptarán un falso Mesías, ni amarán
al sacerdote en lugar de a Dios. Ellos no
confunden al amante con su propio placer,
son como grandes corredores: saben que están solos,
expuestos al camino, al frío, al viento,
al amarre de sus zapatos, a su salud cardio-
vascular –sólo factores, como el compañero
en la cama, y no la verdad, porque el
simple cuerpo se halla solo en el universo
contra ésta, su propia mejor marca.


Sharon Olds
(versión mía)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario