lunes, septiembre 2

El pastor



Exaltado, lee en voz alta versículos de la Biblia
para regocijo de los feligreses
en un pueblo fronterizo de Texas.
Subraya con el índice
el imperativo juicio de Dios,
no le faltan pruebas de su existencia.
Recuerda que una vez su padre lo llamó a subir a un balcón
de su casa en el desierto, de donde abatía con un Nitro Piston calibre 5.5
figuras fantasmales
venidas del infierno.
El coro llega a su clímax
y se regodean los hermanos
en un paraíso inusitado.
Ha sido un día de calor extremo,
la fatiga hace que se le acalambre un poco el dedo con el que señala
las bondades del cielo, cada vez con mejor puntería.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario