domingo, agosto 11

Lluvia


El viento fresco abate con fuerza
la ventana entreabierta,
donde una mancha gris de pintura
parece un rostro sobrepuesto al bonsái
que resiste en el patio, entre la yerbabuena
y las malvas que han estado
desde que mi memoria existe.
En este justo –o no justo
instante, los relámpagos buscan
quebrantar la oscuridad.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario