martes, agosto 13

Mi querido doble


Mi doble
un viejo conocido
que frecuento con prudencia
Es un descarado
que actúa mi timidez
y sabe tomar ventaja
de mis distracciones
Es la sombra
que me sigue o me precede
simulando mi paso
Se inmiscuye hasta en mis sueños
y habla con fluidez
la lengua de mis demonios
A pesar de nuestra gran intimidad
me resulta extraño
No lo odio ni no lo amo
porque después de todo
es mi doble
la prueba por defecto
de mi existencia




Con él

pierdo el humor

que parece

alegrar a mis amigos
Castigar la estupidez
lo que se entiende por ella
y todos los días del diablo
no se dan
más que a un puñado de elegidos
Sin embargo
es allí donde reside mi orgullo
creo que mi candidatura
no ha sido usurpada
He descubierto esta propensión
demasiado tarde
y me aflige verla reducida
a su mínima expresión
debido a una sombra
fantasmal si se quiere
Ahora qué hacer?
como solía decir el camarada Lenin
 


Abdellatif Laâbi
(versión mía)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario