lunes, agosto 19

Hoy es un buen día para sonreír (con frenos)


Hubo algún tiempo en que dependía
por completo de libros de autoayuda.
Sin descanso buscaba
como anhela el presbítero
la ordalía secreta a una odalisca.
Hoy mismo lo recuerdo y sonrío:
me atengo a los resultados.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario