sábado, junio 1

Viejo marinero



A Álvaro Luquín
Llagas, maquinaciones de insecto, largas travesías: albatros oprimido. Deambulaban su hipnosis los marinos –tardes en las fauces, hilera de despojos en el cielo o charco, reflejo de palabras y corales, desilusión del vagabundo parco. Su proceder sin labios echa en falta la guía del arcoíris encorvado sobre panales.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario