miércoles, junio 5

Pasmado



A poco no lo habías pensado, Diletante: el fuego
tensiona los azules en un ciclo
de andar estrafalario, es por esta malaria
desperdigada por el camino y tu suerte de
apendicitis. Mírate. Estás sangrando
y lloriqueas, o finges hacerlo, por lo que nunca perdiste
y apenas te alcanza para devolver a las hierbas un poco
de su rocío matutino, porque hasta eso
cumples un horario de broca, de duro
perfil, como si tu cheque
hubiera rebotado más veces de las necesarias
para hacerte comprender
que no tienes ningún respaldo.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario