martes, mayo 7

Sugar lee con dificultades en el autobús



sobre poetas platinados
y plumas Mont Blanc.
Eso de rascarse la espalda
con el mango de la pistola: chapa de oro,
tornasolada, desolada en ocasiones,
sin lado, como diría la abuela, ni para qué.
Cuánto emperifollar
la frase, la estratagema, los artículos morti
y llegar adonde mismo,
de donde nunca se partió.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario