domingo, abril 14

Tomar partido

Me disuelvo al fondo del Partido, un poco más
a la izquierda del pez gordo, tomo mi esquina
juego a ser El Santo contra las momias.
Señor, ha vivido usted demasiado entre cascabeles
cencerros, estrellas que le dictan a lo lejos,
se piensan únicas en un firmamento sin firmeza,
ideológico, para regalarse una idea. Alterna, Sísifo, el vino tuerto
con el de a de veras, el mejor primero, en un radio
de un kilómetro sé lo mejor que puedes acaso
guiado por la economía nacionalista
en un sur que precisa lentejuelas
antes de nacer a la euforia,
en medio de mil Sísifos igualitos a ti, o tú a ellos,
se rascan la espalda
al mismo tiempo, desgastan sus córneas
en documentales de la Madre Tierra. Ya sé,
ni siquiera me estás escuchando.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario