domingo, abril 21

Todavía no es el fin del mundo


Un insecto pequeñísimo
posa sus seis patas
en la mesa sin mantel.
Yo me hago el que le perdona la vida
y lo persigo con mirada de voyeur
mientras se frota las manos
antes de saltar a mi libreta
de notas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario