martes, abril 16

Herederos del derrumbe


No es que no sea tiempo de nada, sino de qué
estás dispuesto a estar hecho. Como una maquinita
de videojuego, alguien, un Alguien encubierto
al estilo FBI, Diletante
contorsiona mensajes ocultos hasta hacerte golpear
a la tiránica libertad. Herederos del basalto
tallado para estatuas de vanguardia, de campesinos
vociferantes contra caciques de poca monta, embebidos
en la discordia, en el té con leche,
las facturas, el díscolo otoño en Paraguay 5448,
las ánimas de los objetos dormitando
alrededor de un núcleo
que se escapa
sin apenas advertirlo,
comenzamos a verificar qué tanto ha sido fantasía.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario