viernes, febrero 15

Ruido blanco


Agujera la conciencia,
petrifica salmos conocidos,
pesadumbres aéreas, odios
y adioses intrincados.
No hay paz en la vecindad
del pez ahogado
en el pensamiento,
no se desmorona
la algarabía
de flagelos.
Insiste la enfermedad
en llamarse amiga.
Ignorancia de la flor
en la garganta o cielo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario