jueves, abril 12

A Sugar le incomoda tratar con números

para Adriana



Hastiado de filigranas en versos mediocres, de canales de televisión sin visión, de aleteos de pájaros hambrientos en el laberinto de mi casa cuando cambia de forma. Digamos que hundo en un espejo los nubarrones del deseo, que no hay realidad alterna y una luciérnaga cruza mi noche que no encuentro cómo despojar de élitros. Imaginemos las cosas más grandes de lo que son: tu traje de diario ya sin chapa de plata, tus canicas quebradas como el mundo, la cornucopia de esos días inventados a fin de no quedar mal con las urracas. Imaginemos que algún día cazaste poco más que un resfrío cuando ibas al fondo de un corazón de lagartija, con tal de saciar tu sed de torneos de esgrima entre salmones cansados de seguirte la corriente.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario