martes, marzo 13

Documentalista


Una taza con el borde roto, el café frío. Crucifijos fijados en los labios, el control más remoto que nunca, no se escucha ni la propia voz: la refriega sobre los álamos plateados en el canal 21, un siglo. Ya no la vanguardia ni el ensamblaje retro: en el medio hay que cuidarse o resignarse. Creo en esta vida que me crea.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario