martes, febrero 14

Recorte


Escribo desde el aletargamiento que la enfermedad convoca en los ojos y en la columna, en cada entronque de este sistema que se organiza para expresar sus potencias. Es la vida la que sobresale como barco ebrio, lo que exalta la tormenta. Mi organismo busca ordenar directivas para aumentar la efectividad en la producción de células, sustancias, naturaleza en ebullición. Soporto el replanteamiento de jerarquías, el despido masivo de personal, esta drenada de elementos tóxicos y enervantes con tal de amanecer como un sol recién decapitado.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario