viernes, mayo 23

Nota-apéndice


Tal parece que se escribe poesía no solamente para decir algo, sino para decir algo que nos diga. Que diga lo que somos, quiénes somos: o lo que no seremos. ¿El poeta sabe lo que dice? Ni siquiera tiene control sobre lo que hará las próximas 23 horas, ¿o eran 14?. Sabe que dice, que algo dice, y lo desdice. Con toda su atención, se deja llevar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario