viernes, septiembre 8

Tribulaciones



Un chino en China corre por su suerte, ignora
la pistola en cierta esquina del día,
en el té de la tarde, en los ojos de un dragón
limándose las uñas. Va por Jinan, Xi’an, Suzhou,
como si nada faltara al terror de ser comido
por sus propias palabras,
entre huellas habidas de otro viajero más antiguo,
esquivando el sable certero
del aburrimiento.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario