domingo, abril 16

Porque sí

Estaba escrito en los confines
del nervio que al cuello engatusa.

En la redoma del alter ego
no hallo dispersión imposible.

Vengo de ninguna parte
a partir hacia un parto.

He girado como satélite alrededor de mí mismo
y me he aburrido.

Sé cuándo un poema se da y cuándo se niega.

No se ha dado: nado y de paso
me contagio de conjuntivitis.

jueves, febrero 9

James Kerwin ajusta su Canon 5DSR sobre un tripié Gitzo Adventure 2

El polvo acumulado expresa
su muy personal desconcierto:
bancas vacías y espectros amarillos.
No estamos seguros de que el verde sea real.
¿Las ruinas hallaron su razón de ser
al tomar conciencia de aquello
en que se iban convirtiendo?
Nadie asoma a las ventanas
ni hay por qué creer.


lunes, noviembre 7

Casas vecinas

Apenas si he visto dos o tres veces
a mis vecinos de al lado.
Ignoro cuántos son, no siempre
aparecen las mismas caras.
Si estudiantes o una familia.
Ayer un hipster de espléndida barba
insistente nos miró desde su cochera
—a mis hermanos, a mí—
y de pronto fue engullido
por la puerta hambrienta de su casa.
Esa misma que, solitaria e inundada,
un día lloró de agotamiento
a través de los muros.
Salté a la azotea, desahogué su canal
de tierra y hojas secas —aunque
el daño ya estaba hecho.

miércoles, noviembre 2

Camino a la oficina

Todos los días el mismo camino. Las calles quebradas, el edificio que has visto alzarse desde sus cimientos, cuando las grúas eran apenas un destello contra el sol sobre una estructura gris. Vas y miras autos apostados en la banqueta de López Mateos: algunos que no esperan y están a punto de sacrificarte por pasar la calle y estorbarles en su fuga. Vas, caminas aprisa por llegar temprano a firmar tu llegada en la oficina. Hoy tomaste dos rutas para asegurarte una mañana sin disturbios. El cielo empieza a ser un lujo en esta ciudad que sabe cómo destruirse.

-->

martes, octubre 11

Escuchaba a Bob Dylan


Son las 3:21 pm y eres medianamente feliz;
el cielo ha estado azul granate, ayer igual.
Piensas en ella que piensa en ti como en un sobreviviente:
a ella, a ti, a la Isla Navidad donde se hundieron.
Y no hay sino nubes en trocitos, técnicamente
un cielo de azoteas desamparadas, cables telefónicos
y cierta melancolía de polvo se percibe.
Mientas tanto, la armónica en tus audífonos
hace lo posible por ganar protagonismo.

sábado, septiembre 17

Anatomía del patio


La palma rasga milimétricamente el aire. La tentación es una metáfora: pero no construiré a partir de ella. Si las espinas deshilan el viento, ¿qué con la sombra de las macetas en el muro de ladrillos? ¿Y la mariposa amarilla que de pronto aparece, como si quisiera quedar enredada entre palabras?